Anuncios

El último deseo de este hombre era poder despedirse de sus amados caballos. ¡Realmente emotivo!


Ambos caballos recorrieron una distancia de 240 kilómetros para poder encontrarse con Roberto en el hospital. Dicha visita fue una manifestación del amor que el hombre tiene por los animales, ya que tanto él como su esposa pasaron más de 40 años criando caballos.

El amor sincero trasciende y lo puede todo. Esta historia nos ha conmovido enormemente y es una demostración de que existen personas que realmente valoran la lealtad y el amor de los animales hacia las personas.


Anuncios


Roberto González es un ex combatiente, herido en la guerra de Vietnam, que se convirtió años más tarde en uno de los primeros pacientes del hospital donde se encuentra internado. Padece parálisis e infecciones realmente graves en sus órganos.

El pronóstico del estado de salud de Roberto permanece reservado, probablemente esté atravesando sus últimos momentos de vida, y su esposa Rosario quiso que recibiese la visita tan especial de sus animales. 


Por eso fue que sus caballos, Sugar y Ringo, recorrieron esos 240 kilómetros para poder estar con su dueño Roberto. 


El reencuentro fue muy especial y conmovedor, por el amor que se tienen y los 40 años que este hombre dedicó a criar y cuidar caballos. 


Un momento realmente inolvidable y conmovedor, todo el esfuerzo para que este hombre pudiese ver por última vez a sus amados animales valió la pena y ahora el hombre puede partir tranquilo. 

COMPARTE ESTA HERMOSA HISTORIA CON TODOS, REALMENTE CONMOVEDOR. PODEMOS APRENDER MUCHO DEL RESPETO A LOS ANIMALES :)

Anuncios